QUEREMOS UN MADRID LIMPIO, Y LO TENDREMOS

Seguro que os ha ocurrido, como a mí, que en ocasiones vais por cualquier calle de vuestro barrio, os encontráis con algún vecino o conocido, os ponéis a charlar e, inevitablemente, termináis hablando de lo sucias que están las calles.

¿Cuál es el motivo?

El MOTIVO es el contrato de Limpieza, Parques y Jardines (con una duración nada menos que de 10 años) que firmó Doña Ana Botella en 2013, cuando era alcaldesa de la ciudad. Pero lo subastó por debajo de su precio real en ese momento, por lo que ante la rebaja, el Ayuntamiento dejó de exigir una plantilla mínima de trabajadores para mantener limpia la ciudad; y además, pasaron a controlar los resultados a través de unos indicadores estipulados (68 en total), por lo que gastaban mucho dinero en esa gestión.

Al no exigirse esa plantilla mínima, OHL, Sacyr y FCC aprobaron despedir en otoño de ese mismo año el 15% de la plantilla. Pero aunque una dura huelga paralizó los despidos, la decisión a la que llegaron sindicatos y empresarios fue un ERTE, que mantiene, desde entonces, fuera de sus puestos de trabajo a 2536 empleados, de una plantilla total de 7523.

Si tenemos en cuenta que con el ERTE se ahorraron 15 millones de €, pero que tuvieron que pagar 12 en concepto de multa o sanción por no haber cumplido los niveles mínimos de calidad, aún ganaron 3 millones por ofrecer un pésimo servicio a la ciudad.

Cuando Manuela Carmena llega al Consistorio, entre sus prioridades estaban el asegurar durante el período no escolar las comidas pertinentes a los niños, evitar los desahucios sin alternativa habitacional, y la limpieza de las calles de Madrid (aparte de muchas otras, claro).

En el mes de julio, la nueva alcaldesa se reúne con las empresas contratadas, para dialogar y llegar a un acuerdo. Y sí coincidieron en una cosa: que la ciudad no estaba en condiciones. Y aquí empezó un duro peregrinar de encuentros y desencuentros, aunque el Ayuntamiento puso como fecha tope Navidad, para poder llegar a un consenso.

Inés Sabanés afirmó: “Vamos a abordar con carácter urgente medidas de choque”. Y es que no es para menos: en estos dos últimos años la ciudad se convirtió en un lugar por el que había papeles, plásticos y todo tipo de objetos por las calles y aceras, y las papeleras estaban llenas a rebosar…

Aunque también es cierto que en las últimas semanas se ha visto en los barrios una cierta mejora, incluido el vaciado de papeleras. ¡Qué efecto tan horrible causa ver un barrio con todas las papeleras desbordadas!

001

C/ Zaratán (Barrio de Simancas)

1379

C/ Portugalete  (Ciudad Lineal)

Pero no es suficiente. Hay que acabar de una vez por todas con el ERTE que tienen impuesto a más de 2500 trabajadores. Ellos, en sus puestos de trabajo de nuevo, es lo único que se necesita para volver a tener una ciudad con barrios salubres, limpios, por los que no te dé reparo pasar.

A día de hoy, aún no hay acuerdo. Y es que la alcaldesa quiere que los empleados se reincorporen a sus trabajos. Es condición indispensable para negociar con las empresas, porque es lo justo y porque es la solución. Además, se estabilizaría el empleo de los trabajadores de este sector de manera definitiva. Se dice muy pronto 2500 personas, 2500 familias,…

Si esto no se produjera, se podría estudiar la viabilidad de rescindir el contrato a OHL, Sacyr, FCC y Ferrovial, por los reiterados incumplimientos en las condiciones de contratación (según CSIF).

Algo a contemplar también, sería la posibilidad de que el servicio pudiera depender de cada Junta de Distrito, en lugar de estar centralizado: sería mucho más fácil el gestionarlo y evaluarlo.

En cuanto a “Parques y Jardines”, también sujeto al mismo ERTE, las roturas y caídas de las ramas de los árboles se debe, obviamente, al no mantenimiento del que gozan, y no a la bestialidad (por decirlo de manera suave) que adujo la Sra. Botella el año pasado cuando empezaron a caerse las primeras.

De forma textual (porque aunque he intentado olvidarlo se me ha quedado grabada en la memoria su argumentación), al preguntarle por los hechos que acababan de ocurrir (murió una persona): “Igual que en otoño se caen las hojas de los árboles, en verano se caen las ramas” (¡ESTUPEFACCIÓN!). Y yo me pregunto: ¿con qué libro de Ciencias Naturales estudió, con algún homólogo al que se quiere ahora implantar, como el de 6º de Primaria, en donde se pretende aleccionar e idiotizar al alumno?

Anuncios