TORRE ARIAS: UN PROYECTO DE LUCHA EN EL DISTRITO

ta

Ciudadanos disfrazados de ciudadanos.

El pasado 28 de julio en el Pleno Municipal del Ayuntamiento de Madrid, en pleno debate sobre el plan especial de la Quinta Torre Arias pensado para su cesión al Opus Dei, la delegada de Urbanismo en el Ayuntamiento de Madrid, Dña. Paz González, pedía desde la tribuna silencio y atención. Se amonestó al público que protestaba, se hizo el silencio.

La delegada de Urbanismo sacó un papel y dijo: Voy a leer el acta del círculo de PODEMOS de San Blas Canillejas. Silencio. ¿Qué dirá el acta de PODEMOS? Algo terrible: “Peporro, de la comisión por el carácter público de Torre Arias, informa que vamos a convocar y asistir a las protestas de Torre Arias como ciudadanos”.

Tremendo pecado. La prueba de que según la Sra. González los “pasamontañas virtuales” integran el partido creado por Pablo Iglesias.

La Sra. González aludió al llamamiento de Podemos San Blas Canillejas a través de su página web para “sabotear” la inauguración de la finca de Torre Arias a través de una concentración ciudadana.

La popular estimó que “eso son pasamontañas virtuales, no me lo invento yo. Son tácticas de guerrilla urbana, por lo que su no (al Plan Especial en la finca) es un sí a esta forma inmunda de quien quiere salir en la foto”.

Para entonces llevábamos ya muchos meses de lucha continua contra le cesión de la Quinta al Opus Dei. Una quinta del siglo XVI, de 180.000 m2, en plena ciudad de Madrid, una joya arquitectónica e histórica con una simbiosis de explotación agrícola y de recreo que nos ha traído hasta nuestros días un conjunto de edificios y jardines únicos en nuestro país. La finca fue trasferida al Ayuntamiento de Madrid en el año 1986 por un convenio que recalificaba terrenos a cambio de la cesión. Se mantuvo el usufructo de la finca por parte de los condes hasta su fallecimiento. La muerte de la condesa Tatiana Pérez de Guzmán el Bueno hace dos años, hizo efectiva su cesión al Ayuntamiento de Madrid.

A partir de ese momento se idea un plan perfecto. El palacio central se cede a la Universidad de Navarra, se derriban otros edificios históricos no aptos para los proyectos del Opus Dei y se permiten nuevas construcciones en un parque histórico. Por supuesto el mantenimiento de los jardines de la finca queda bajo el presupuesto municipal. A escasos metros se inicia la construcción del Hospital de Navarra, también del Opus Dei, y se construye con presupuesto municipal un parquin subterráneo para dar servicio a estas instalaciones.

Todo ello dentro del Plan Especial que el Pleno del Ayuntamiento de Madrid aprobó con carácter definitivo el pasado 28 de julio, tras la intervención de la delegada de Urbanismo.

¡Cuántos momentos inolvidables en la lucha por mantener el carácter púbico de la Quinta de Torre Arias!

La primera representación entre cientos de personas de los “Títeres indignados del 15M” en las puertas de la finca de su obra “La Quinta de Torre Arias”. ¡María, Fran, Paco y todos los demás que grandes sois!

La actuación de la “Solfónica” un mes después y también ante cientos de personas en las puertas del recinto y su grito final (acababan de celebrarse las elecciones europeas) de “Si se puede”, “Si se puede”. Y muchas concentraciones más.

Y por último, el recurso. Había que impedir la demolición de los edificios antes de las elecciones municipales próximas. Y la única forma era intentar que el juzgado interpusiera medidas cautelares tras la presentación de un recurso.

Ha sido precisamente este recurso el que finalmente ha provocado la desestimación del proyecto por parte de la Universidad de Navarra.

Emocionante la asamblea del círculo de San Blas Canillejas donde, tras calcular inicialmente el coste del recurso entre 7.000 y 9.000 euros, se acuerda presentarlo y ese mar de manos levantadas asumiendo a nivel personal el coste del mismo. Y emocionante que la Asociación de Vecinos “La Amistad “, la FRAUM (Federación de Asociaciones de Vecinos de Madrid) y otras personas se incorporasen y se pudiese presentar un recurso colectivo para paralizar el Plan Especial.

La marcha atrás de la Universidad de Navarra del Opus Dei, a pesar de haber iniciado las obras del Hospital de Navarra en el solar colindante, es la plasmación de la capacidad de los ciudadanos para frenar y cambiar las medidas impopulares de este Ayuntamiento.

Y es la prueba del convencimiento de la casta de que van a perder las próximas elecciones municipales.

Pero no vamos a bajar la guardia, porque el afán privatizador del PP puede hacer que tenga otros amigos, que no sean el Opus Dei,  con quienes cerrar la operación de la Torre Arias. Nosotros no estamos dispuestos  a que la Quinta Torre Arias sea un nuevo caso de corrupción y robo de lo público.  Vamos a seguir en la calle, en los medios  y en los tribunales  hasta que se anule  el  Plan Especial  de “Desprotección” y se  dé un uso y gestión público  a Torre Arias.

Pedro Barragán

Pilar Navarro

Anuncios